Author: Silvia

Dime qué concha desechas y te diré cómo te quieres

Había miles de conchas esta mañana en la playa y entre todas me fijé en esta… me agaché a cogerla y cuando la tuve en mi mano me dí cuenta de que no era perfecta, le faltaba un minúsculo trozo que no había percibido desde mi altura. Noté mi sutil decepción y a punto estuve de desecharla por ser IMPERFECTA.  Me dí cuenta que esa manera dura y rápida de enjuiciar la pequeña imperfección de la concha es la misma manera con la que yo me miro y me enjuicio. Cuando algo de mí no encaja con ese “loco y neurótico” ideal construido, me califico como NO APTA, como acababa de hacer con esa concha. Así que sonreí y me llevé a esa BELLA e IMPERFECTA concha a casa para recordarme lo BELLA e IMPERFECTA que yo también soy… y volví a sonreír. Dedicado a mis bellxs e imperfectxs amigxs que me recuerdan  que lo imperfecto también es querible.

Las 7 razones por las que desearás que tus empleados vuelvan a jugar

Si te pido que me digas qué te viene a la cabeza cuando te digo: JUGAR seguramente me contestes: ‘cosa de niños’, ‘infancia’, ‘uff! Ni me acuerdo cuándo fue la última vez’, ‘pérdida de tiempo’, etc Y efectivamente jugar es algo que los niños hacen de forma natural. Nadie les tiene que enseñar cómo hacerlo. Para ellos es algo tan vital como lo es comer o beber. Ellos aprenden jugando cómo funciona el mundo, cómo relacionarse con los demás… De adulto dejas de jugar porque te hacen creer que es una pérdida de tiempo, que es poco productivo, que mejor que trabajes  y  así te irá mejor la vida… Y verdad que te extrañas si ves a un niño que no juega?  Y parece que nada pasa cuando observas a tu alrededor y ves que otro adulto deja de jugar. ¿Acaso has escuchado a algún colega decir de otro: “vaya tipo raro, este no juega”? Yo aún no. Pero sí que te suceden cosas como adulto cuando dejas de jugar: En el acelerado estilo de …

¿Y cuál es tu lenguaje del amor?

  Qué gustazo de primavera!  Que el buen tiempo me acompañe, a mí me inspira, siento más energía y no sólo por el sol sino porque todo está con otro movimiento después del letargo del invierno: el verde del trigo comienzan a pintar los campos, las flores están en expansión y el huerto ya da sus primeros frutos. Y por supuesto las golondrinas que llegaron de nuevo a mi casa, qué alegría! Me resulta curioso saber que según dicen son siempre las mismas del año pasado que vuelven al mismo lugar para poner su nido. Y son ellas las que me han hecho pensar estos días en un libro que cayó en mis manos hace poco sobre ‘Los cinco lenguajes del amor’ de Gary Chapman, preguntándome cuál será su lenguaje del amor (ya me dirás tú porqué pero así es 😉 Y es que te cuento: Este autor básicamente cuenta en su libro que existen cinco maneras de expresar el amor y se aplican a todas las relaciones del ser humano (no sólo a la …

¿Sabes qué movimiento te transforma desde dentro y de verdad?

Recientemente hablaba con una amiga y me decía que con el ajetreo laboral que lleva no le presta mucha atención a su cuerpo. Y su reflexión me resultó muy familiar. En varias ocasiones me ha pasado de no prestar atención a las llamadas de atención que mi cuerpo me daba en forma de contracturas, dolores de estómago, ansiedad, cansancio, etc. Al no querer escucharlas el cuerpo empezó a chillar y cuánto menos le escuchaba más chillaba para que yo le hiciera caso. En esas ocasiones os podéis imaginar que la cosa no acabó bien y tuve que parar. Sí, porque cuando el cuerpo no puede más, ya puedes tener (o creer tener) la mente más “fuerte”, “resistente” que ni ella ni una grúa puede reactivarte. Reflexionando a posterior sobre qué hacía yo para hacer caso omiso a lo que mi cuerpo me decía, era porque tenía unos consistentes tapones pero no en los oídos, no.. sino tapones mentales. Estos tapones eran frases con las que yo operaba en mi vida y que luego he escuchado …

Mis tres deseos para ti en 2018

  Hola! Y Feliz año nuevo! Me gusta empezar el año haciendo un poco de balance del año que dejo y lo hago a nivel global. Es como si hiciera un chequeo completo de mi vida a nivel laboral y personal que se resumen en: Qué hice y qué no hice? Cómo me sentí al hacerlo o a no hacerlo? Qué he aprendido con ello?   Este chequeo es para mí uno de los más significativos del año porque gracias a él puedo ver objetivamente un año entero con una perspectiva real (viendo el vaso tal y como ha sido sin una gota de menos o de más según sea tu mirada). Y en primer lugar, decido y te invito a ti también a ponerte una medalla ante aquellos retos/proyectos que tiraste adelante a pesar de sentir miedo porque son los más difíciles de empezar. Luego, agradezco interiormente a aquellas personas que se han cruzado en mi camino y que me han apoyado o facilitado a tomar el miedo por los cuernos y seguir mi …

Lo que nunca te contaron de los chinos y que te ayudará a ponerte las pilas

24 ago 2016 Acabo de volver de mis vacaciones en China y si tuviera que destacar aquello que más me ha impresionado del país es sin duda su gente. Y no por la numerosa cantidad de chinos que hay y por su amabilidad (¡qué también!) sino por el cuidado que prestan a su cuerpo. Nada más caer de la cama – a las 7h de la mañana- se desplazan diariamente al parque más cercano a su casa y realizan distintas actividades físicas. Casi codo con codo colindan unas con otras convirtiendo el parque en un curioso escenario. Con este artículo quiero compartir contigo mi experiencia de una semana inmersa en su práctica diaria: lo que vi, lo que me sorprendió y lo que me inspiró. Te invito a leer hasta el final pues puede que te pase como a mí y te den ganas de ponerte nuevas o renovadas pilas en tu relación con tu cuerpo:   Si vas a las 7h de la mañana alucinarás de la cantidad de grupos de personas que se …

Los 5 aliados del verano que te inspirarán a desmelenarte

23 jul 2016 Si te digo que cierres los ojos y que recuerdes qué hacías en tus veranos de infancia y juventud, que me dirías?  Yo lo tengo claro: jugar y bailar. Me pasaba mis vacaciones en un pueblo toledano  donde mis principales intereses eran: A las 16h y a 40º (las ganas de jugar no entiende de temperaturas) subía a la huerta de unos familiares a jugar con los perros y a descubrir el sabor de un tomate recién recolectado. A las 18h participaba en los juegos que organizaba la comisión de fiestas donde todos los chiquillos asistíamos con gran ilusión. Y finalmente a las 22h sonaba la orquesta contratada y junto con mi hermana y primas, corría a la pista de baile!  ¡Qué recuerdos! Te cuento todo esto porque el verano es un excelente momento para que aproveches las oportunidades que te trae y recuperes tu capacidad de disfrutar y de expresarte jugando y bailando. Así que toma nota de qué y quiénes serán tus grandes aliados: 1# Los niños Seguro que en …