Latest Posts

Juguemos para un mundo más humano

Esta sociedad nos deshumaniza. Deshumanizar es pasar por alto nuestra capacidad de sentirnos, de saber qué nos pasa a nivel: emocional, corporal y cognitivo. Y si yo no soy capaz de “sentirme” yo, difícil será poder  sentir/ver/empatizar con el otro, con los otros.  Además, en esta sociedad  en la que“hay que aprovechar el tiempo y ser productivos” nos “invita” a alejarnos de las personas cercanas con las que nos rodeamos, incluso a las que queremos… ¡No hay tiempo  para relacionarse! Qué terrible mal…

El juego nos vuelve a humanizar:

  • Nos despierta y hace más presente lo que nos pasa y necesitamos
  • Nos facilita acercarnos de una manera suave y lúdica a personas con las que habitualmente no pasamos un tiempo e invita a la creación de un vínculo desde una nueva mirada con menos juicio.
  • Se genera un con-tacto: Cuántas veces he escuchado en mis talleres, lo bien que le ha sentado a muchos entrar en un contacto “físico” ya sea por un abrazo espontáneo o un chocar las manos. Y es que como dice Mariana Caplan, “vivimos en un mundo impersonal donde la necesidad de afecto verdadero es cada vez mayor”.

Juguemos para un mundo más humano donde  las relaciones personales  nos brinden nuestra necesidad de conexión y contacto.

Dime qué concha desechas y te diré cómo te quieres

Había miles de conchas esta mañana en la playa y entre todas me fijé en esta… me agaché a cogerla y cuando la tuve en mi mano me dí cuenta de que no era perfecta, le faltaba un minúsculo trozo que no había percibido desde mi altura. Noté mi sutil decepción y a punto estuve de desecharla por ser IMPERFECTA.  Me dí cuenta que esa manera dura y rápida de enjuiciar la pequeña imperfección de la concha es la misma manera con la que yo me miro y me enjuicio. Cuando algo de mí no encaja con ese “loco y neurótico” ideal construido, me califico como NO APTA, como acababa de hacer con esa concha. Así que sonreí y me llevé a esa BELLA e IMPERFECTA concha a casa para recordarme lo BELLA e IMPERFECTA que yo también soy… y volví a sonreír. Dedicado a mis bellxs e imperfectxs amigxs que me recuerdan  que lo imperfecto también es querible.

Las 7 razones por las que desearás que tus empleados vuelvan a jugar

Si te pido que me digas qué te viene a la cabeza cuando te digo: JUGAR seguramente me contestes: ‘cosa de niños’, ‘infancia’, ‘uff! Ni me acuerdo cuándo fue la última vez’, ‘pérdida de tiempo’, etc

Y efectivamente jugar es algo que los niños hacen de forma natural. Nadie les tiene que enseñar cómo hacerlo. Para ellos es algo tan vital como lo es comer o beber. Ellos aprenden jugando cómo funciona el mundo, cómo relacionarse con los demás…

De adulto dejas de jugar porque te hacen creer que es una pérdida de tiempo, que es poco productivo, que mejor que trabajes  y  así te irá mejor la vida…

Y verdad que te extrañas si ves a un niño que no juega?  Y parece que nada pasa cuando observas a tu alrededor y ves que otro adulto deja de jugar. ¿Acaso has escuchado a algún colega decir de otro: “vaya tipo raro, este no juega”? Yo aún no.

Pero sí que te suceden cosas como adulto cuando dejas de jugar:

En el acelerado estilo de vida que probablemente lleves,  vas  del trabajo a casa/familia activando por la mañana el piloto automático que te permite llegar a realizar la infinita lista de tareas diarias. Así que esta ‘automaticidad’ mata tu creatividad porque realizas  constantemente  las mismas actividades, convirtiéndose en rutinas, día tras día.

Además, habitualmente con el poco tiempo libre que tienes puede que lo destines a alguna actividad que te dé algunos beneficios mentales (clases de inglés, de Excel…etc) o tal vez físicos (pilates, pádel…). Y esto está bien, también necesitamos fortalecer nuestro cuerpo, liberar estrés y aprender… pero no dejan de ser actividades lúdicas: organizadas,  programadas, competitivas, estructuradas…

Por todo ello deberías dejar de tomarte el Jugar tan a la ligera y ponerte manos ‘al juego’.

Tanto si eres empleado como si tienes a tu cargo un grupo de personas y deseas que  saquen a relucir su creatividad y por lo tanto innoven  en su trabajo, toma nota de los 7 beneficios que tus empleados obtendrán volviendo a jugar:

1# Activarán una actitud abierta y curiosa

Jugar nos divierte y nos hace conectar con nuestra alegría. Cuando nos sentimos alegres, nos sentimos receptivos, vitales, curiosos ante lo que ocurre a tu alrededor, con ganas de compartir con el otro y sin prejuicios.

2# Despertarán su creatividad

La creatividad es una cualidad innata en todos nosotros aunque algunos la tengan más desarrollada que otros. Si disponemos de un estado positivo, tenemos ganas de explorar el entorno, de analizar nuevas opciones y llevar a cabo estrategias diferentes. Como dijo Xavier Sala i Martín, el 70% de las ideas empresariales vienen de los trabajadores. Y no sólo del los del departamento de innovación, sino de los de toda la empresa. Así que si tus empleados disponen de un estado de bienestar emocional positivo y creativo en el trabajo, estarán más predispuestos a innovar y a proponer soluciones nuevas y creativas ante los retos que surjan.

3# Reducirán su burn out

Jugando nos expresamos con todo el cuerpo, liberando tensiones acumuladas y reduciendo el estrés. En un tiempo de distensión, la mente y el cuerpo se relajan y las ideas creativas fluyen más fácilmente.

4# Desarrollarán coraje

El juego es un ámbito seguro en el que se atreverán a explorar nuevas situaciones, a arriesgarse, a salir de su zona de confort y a proponer nuevas soluciones en su trabajo. Y esta capacidad de tomar riesgos la llevarán luego a su ámbito laboral.

5# Adquirirán flexibilidad mental y capacidad de adaptación

Jugando improvisamos y nos expresamos corporalmente de formas diferentes, dando lugar a nuevas conexiones neuronales y haciendo que nuestra capacidad de adaptación a los constantes cambios que vivimos sea más fácil y ágil.

6# Confiarán en su instinto

Jugando se activa el hemisferio derecho, el relacionado con la intuición, con lo espontáneo, permitiendo que cada uno se exprese libre y creativamente y validando aquello que emerge. En el juego el error no existe y desde allí la persona se expresa de una forma genuina, nueva y creativa.

7# Trabajarán de formada cohesionada

Jugar, reír y disfrutar genera una complicidad mágica entre un grupo en muy poco tiempo. Las asperezas se liman, las tensiones disminuyen, se abre una mirada nueva hacia el compañero, dando lugar a una nueva relación de más cooperación. Las mejores ideas surgen de la interacción entre personas. Si fomentas una actitud colaborativa en tu equipo, las fuerzas se aunarán hacia un mismo logro.

En resumen, el juego activará la imaginación de tus empleados, potenciará su creatividad y será el combustible que hará que innoven en tu empresa.

Y tú… ¿crees que el juego puede aportar valor añadido a tu empresa?

Me encantará conocer tu opinión en tus comentarios.

“La creatividad es una habilidad esencial para los líderes que tratan de marcar la diferencia. Sin embargo, el desarrollo de la capacidad de pensar y actuar creativamente sigue siendo un reto espinoso. Si bien hay un deseo en el desarrollo de habilidades aumentando la confianza creativa, sucede que ésta no llega a través de los modos tradicionales de educación ejecutiva.”

—Tim Brown, CEO IDEO

¿Y cuál es tu lenguaje del amor?

Qué gustazo de primavera!  Que el buen tiempo me acompañe, a mí me inspira, siento más energía y no sólo por el sol sino porque todo está con otro movimiento después del letargo del invierno: el verde del trigo comienzan a pintar los campos, las flores están en expansión y el huerto ya da sus primeros frutos.

Y por supuesto las golondrinas que llegaron de nuevo a mi casa, qué alegría! Me resulta curioso saber que según dicen son siempre las mismas del año pasado que vuelven al mismo lugar para poner su nido. Y son ellas las que me han hecho pensar estos días en un libro que cayó en mis manos hace poco sobre ‘Los cinco lenguajes del amor’ de Gary Chapman, preguntándome cuál será su lenguaje del amor (ya me dirás tú porqué pero así es 😉

Y es que te cuento: Este autor básicamente cuenta en su libro que existen cinco maneras de expresar el amor y se aplican a todas las relaciones del ser humano (no sólo a la pareja). Cuenta que aunque podemos recibir el amor a través de estos cinco lenguajes, siempre es uno de ellos el que te cala más, el que te resulta más primordial. Y si no recibes tu lenguaje principal del amor, no te sentirás propiamente amada/o aún cuando tu pareja/madre/amigo te esté hablando con los otro cuatro lenguajes del amor.

El Dr. Chapman básicamente dice que los cinco lenguajes del amor son los siguientes:

1# Las Palabras de afirmación: es el hecho de escuchar palabras que enfatizan los aspectos positivos de uno mismo, de lo que sucede a tu alrededor, de la vida. Son palabras alentadoras, de afecto, que expresan aprecio. Por ejemplo, sería decirle a tu pareja: ‘estás muy guapa con este jersey rojo’

2# Los Regalos: habitualmente, este el lenguaje que más fácilmente puede venirnos a la cabeza, pues por lo general siempre que le regalamos algo a alguien conlleva un componente de amor emocional. Puede ser un regalo de cualquier tamaño, forma o precio o ser un regalo sin-precio (estos me encantan!: la bufanda tejida o la lavanda recolectada por ti … porque lo que cuenta es la expresión de ese amor.

3# Los actos de servicio: se trata de ayudar al otro en alguna tarea que el otro necesite o sepas que aprecia. Por ejemplo, hacer de canguro de la hija de tu hermana para que ella y su pareja puedan disfrutar de una cena romántica. O bien, acompañar a tu abuela al médico para que no vaya sola. O incluso acordarte de comprar la cena que le gusta a tu pareja (aquí abarcas el lenguaje del regalo también).

4# El tiempo de calidad: el núcleo de este lenguaje es el hecho de estar juntos, y no quiere decir estar cercanas en cuanto a proximidad, sino ofrecerle a esa persona una atención presente, una escucha activa. Parece evidente pero no lo es. Porque a veces estamos con alguien y mientras te explica su fin de semana, tú estás pensando en que te has olvidado de sacar la lavadora o en lo que tienes que comprar en el súper… Así que en este lenguaje son importantes las conversaciones de calidad, donde muestras un interés sincero por la otra persona. Pero también las actividades de calidad, que pueden incluir cualquier cosa que le interese a uno a los dos pero con el fin de poder compartir algo juntos para pasar tiempo juntos.

5# El contacto físico: este es uno de los lenguajes universales. Los bebés reciben los abrazos de la madre y se nutren de ellos, de ese ‘calor’ emocional. Y aunque de mayores por diversas razones se genera un distanciamiento físico entre las personas, lo que yo escucho en mis talleres cuando tras una dinámica las personas entran en un contacto físico (estrecharse una mano o un abrazo) es lo mucho que la gente lo echa de menos y lo mucho que les enriquece.

Bueno, este es un breve resumen del libro de este señor que recomiendo que los busques porque en su pequeño tamaño encontrarás una verdadera joyita. Te permitirá identificar cuál es tu lenguaje del amor, cuál el de tu pareja/familia/amigos y poder así aprender a hablarlo para que el amor fluya más fácilmente.

¿Te animas a probar?

Un abrazo y feliz lunes,

Silvia

 

*Foto Golondrinas: Rincón poético de Chente Devesa

¿Sabes qué movimiento te transforma desde dentro y de verdad?

Recientemente hablaba con una amiga y me decía que con el ajetreo laboral que lleva no le presta mucha atención a su cuerpo. Y su reflexión me resultó muy familiar.

En varias ocasiones me ha pasado de no prestar atención a las llamadas de atención que mi cuerpo me daba en forma de contracturas, dolores de estómago, ansiedad, cansancio, etc. Al no querer escucharlas el cuerpo empezó a chillar y cuánto menos le escuchaba más chillaba para que yo le hiciera caso.

En esas ocasiones os podéis imaginar que la cosa no acabó bien y tuve que parar. Sí, porque cuando el cuerpo no puede más, ya puedes tener (o creer tener) la mente más “fuerte”, “resistente” que ni ella ni una grúa puede reactivarte.

Reflexionando a posterior sobre qué hacía yo para hacer caso omiso a lo que mi cuerpo me decía, era porque tenía unos consistentes tapones pero no en los oídos, no.. sino tapones mentales. Estos tapones eran frases con las que yo operaba en mi vida y que luego he escuchado muy a menudo a mi alrededor son:

“Tira que puedes con todo”, “Esfuérzate un poco más”, “no bajes la guardia”, “no es para tanto, aún puedo”, “mañana ya tendré tiempo de descansar” etc

¿Te resultan conocidos estos mensajes a ti también?

Con motivo del próximo día internacional del cáncer de mama, 19 octubre, me ha hecho pensar la importancia de tener un recordatorio para parar y entrar en contacto con nuestro cuerpo y en esta ocasión, con una parte tan única y singular como son nuestros pechos.

Puede que tengas ambos pechos, uno o ninguno: el poder de éstos reside en su relación con el corazón y la energía amorosa que esa zona desprende.

Así es: los pechos están situados en el centro cardíaco de nuestro cuerpo (o cuarto chakra como se le denomina en la India). Disponemos de siete centros de energía distribuidos en diferentes partes del cuerpo y éstos ocupan un lugar importante en nuestro bienestar físico, emocional y mental. Cuando se encuentran abiertos y alineados, toda nuestra energía fluye y nos permite desarrollar todo nuestro potencial en estos tres planos.

Es en el plano afectivo a través del que se expresa nuestro centro cardíaco o también conocido como el chakra del corazón. Está ubicado en el centro del pecho e incluye al corazón, el plexo cardiaco, la glándula timo, los pulmones y los senos. Cuando este centro está abierto (desbloqueado), eres más capaz de manifestar el amor hacia los demás y hacia ti mismo, la compasión, el altruismo, la solidaridad dando lugar a una sensación interna de felicidad.

Además, como bien ha investigado Annie Marquier en el corazón reside otro cerebro:

“Está demostrado que cuando el ser humano utiliza el cerebro del corazón crea un estado de coherencia biológico, todo se armoniza y funciona correctamente, es una inteligencia superior que se activa a través de las emociones positivas.(…) Es un potencial que se puede activar cultivando las cualidades del corazón.”

Y eso es lo que hacemos en una clase de movimiento lúdico: ejercitar estas capacidades afectivas de las que todos disponemos y activar así la sabiduría del corazón.

La expresión más visible de lo afectivo es el abrazo. Así que cuando abrazamos a alguien le estamos expresando nuestro amor. Y aunque todos deseemos amar y ser amados, no siempre resulta fácil abrirse a ello fruto de nuestros miedos, de nuestras inseguridades, etc.

 

En mis talleres, lo que más sorprende a la gente es lo mucho que se da el contacto físico entre y cuánto este contacto humano les enriquece. Pero no sólo el hecho de recibirlo sino también de darlo. Parece pues que este centro del corazón se alimenta en el dar y en el recibir. El resultado: un vínculo emocional que estrecha lazos entre los participantes en poco tiempo. ¿Hay algo más sanador entre las personas?

Para seguir nutriéndonos en este plano afectivo dando y recibiendo, te propongo un lugar para ello: una sesión muy especial de movimiento lúdico el próximo 19 de octubre, día internacional del cáncer de mama, para abrir nuestro corazón y abrirnos a la vida. Será una sesión benéfica, donde la aportación será voluntaria y el importe recaudado irá destinado a la labor de apoyo que realiza en este ámbito la Asociación L’Olivera de Manresa.

 Reserva aquí tu plaza en esta sesión 

Te mueves conmigo?

Silvia

P.D: comparto contigo esta canción de Ramón Mirabet cuyo título me gusta recordar: ‘Home is where my heart is’ (hogar es lugar donde está mi corazón)

Mis tres deseos para ti en 2018

 

Hola! Y Feliz año nuevo!

Me gusta empezar el año haciendo un poco de balance del año que dejo y lo hago a nivel global. Es como si hiciera un chequeo completo de mi vida a nivel laboral y personal que se resumen en:

Qué hice y qué no hice?

Cómo me sentí al hacerlo o a no hacerlo?

Qué he aprendido con ello?

 

Este chequeo es para mí uno de los más significativos del año porque gracias a él puedo ver objetivamente un año entero con una perspectiva real (viendo el vaso tal y como ha sido sin una gota de menos o de más según sea tu mirada).

Y en primer lugar, decido y te invito a ti también a ponerte una medalla ante aquellos retos/proyectos que tiraste adelante a pesar de sentir miedo porque son los más difíciles de empezar.

Luego, agradezco interiormente a aquellas personas que se han cruzado en mi camino y que me han apoyado o facilitado a tomar el miedo por los cuernos y seguir mi corazón. Porque creo en esa sutil tela de araña que nos conecta unos con otros y que en ocasiones es la que nos impulsa o inspira en nuestra vida. Aunque para ello tenemos que estar abiertos a ver y a escuchar!

Y no siempre es fácil cuando nos quedamos en el ‘yo sóla me basto, ‘yo ya lo sé’, etc , te suenan? Muchas veces recuerdo lo que mi amiga Patricia me dijo una vez: ‘cada persona que se acerca tiene un mensaje para ti’.

Y por último, hago un balance de aquello que deseo mantener e impulsar (talleres, experiencias, amistades, actividades, etc) y también lo que deseo soltar. Y esto requiere un ejercicio de honestidad que no es ndad fácil porque en cualquier caso resulta ser un cambio. Y los cambios nos cuestan y más si son a veces en relación a finalizar una relación de amistad o de pareja o un cambio o reorganización de trabajo.

Y con ello, aquí van mis tres deseos para ti en este 2018:

 

1# Validarte todos aquellos logros que te vayas marcando: y atención para las exigentes! No tienen que ser logros del tipo ‘cuando acabe la decimosexta formación…’ o suba al Aneto’.. que si lo consigues perfecto. Pero yo me refiero más a los logros que se van dando sostenidamente en el tiempo y que aunque a tus ojos puedan resultarte pequeños bien sabes que para ti ya son un gran logro: madrugar para ir a la piscina antes de ir a trabajar o para hacerte un zumo verde o impartir este taller delante de un grupo nuevo.

 

2# Fijarte en lo que SÍ quieres para este año y así pensar en positivo. Y es que nuestra capacidad humana de rumiar y repetir miles de veces las mismas ideas resulta agotador y en infinitas ocasiones no te lleva a realizar ninguna acción más que la de tener tu cabeza dando vueltas como una peonza y poco más. Tal vez pueda ayudarte el escribir en un papel lo que NO quieres para este año, lo que quieres soltar y finalizar. Es una forma de no darle más vueltas porque ‘por si se te olvide y vuelvas a la carga centrípeta’ lo tienes apuntado. Así puedes descansar tu mente y focalizarte en lo que SÍ quieres. Y lo que sí quieres, también te lo puedes apuntar en más grande, en un lugar visible, como tú creas que te puede ir mejor para recordarlo durante este año. Una intención que tiene que ir acompañada de acciones concretas para llevarlas a cabo. Pero resulta imprescindible tener la semilla, porque de otra forma el huerto no da frutos 😉 .

 

3# Guiarte por el placer y el disfrute: ay! Cuánto nos cuesta validar lo que nos gusta, lo que nos produce disfrute, con lo que podemos perder la noción de tiempo y estar en ello, sólo por el placer de hacerlo. Pero muchas de nosotras hemos tenido muy castrado nuestro placer por la educación recibida (“primero el deber y luego el placer” me decían en mi casa). Y así nos va.

 

Al menos a mí donde mi mente (a veces enredos mentales) deciden por dónde quiero ir sin escuchar mi cuerpo y ver qué me está diciendo (si está tenso o relajado, si ha dejado de respirar o saco humo por la cabeza , si me siento ligera o cansada) y sobretodo, qué emoción siento: si escuchas tu cuerpo, éste te lo chiva: alegría, miedo, rabria o tristeza ( y cada una con sus variantes).

Ahora cuando tengo que tomar una decisión, sea la que sea, me reúno conmigo misma, me tomo mi tiempo y me pregunto:

qué me estoy  diciendo? Cómo está mi cuerpo? Y qué estoy sintiendo?

Y en función de ello decido!

Espero que te sean útiles mis deseos para ti. Y si te apetece darles tu forma en movimiento, te espero en las próximas sesiones de movimiento lúdico y Terp que impartiré en Igualada.

>> Descúbrelas aquí: Terp + Movimiento lúdico.

Un abrazo,

Silvia

Lo que nunca te contaron de los chinos y que te ayudará a ponerte las pilas

24 ago 2016

Acabo de volver de mis vacaciones en China y si tuviera que destacar aquello que más me ha impresionado del país es sin duda su gente. Y no por la numerosa cantidad de chinos que hay y por su amabilidad (¡qué también!) sino por el cuidado que prestan a su cuerpo.

Nada más caer de la cama – a las 7h de la mañana- se desplazan diariamente al parque más cercano a su casa y realizan distintas actividades físicas. Casi codo con codo colindan unas con otras convirtiendo el parque en un curioso escenario.

Con este artículo quiero compartir contigo mi experiencia de una semana inmersa en su práctica diaria: lo que vi, lo que me sorprendió y lo que me inspiró. Te invito a leer hasta el final pues puede que te pase como a mí y te den ganas de ponerte nuevas o renovadas pilas en tu relación con tu cuerpo:

 

Si vas a las 7h de la mañana alucinarás de la cantidad de grupos de personas que se encuentran allí para realizar alguna actividad física (en menos de 100m2 te puedes encontrar a más de 100 personas!) . La actividad principal que realizan la mayor parte es Tai Chi y/o Chi Kung (con sus accesorios de abanico y espada.. así que resulta todo un espectáculo de diversidad), seguida de gente haciendo estiramientos, bailando en grupo (de forma individual o por parejas) o practicando bádminton.

 

Te cuento qué me llamó la atención de estas actividades:

1# Con el TAI CHI/ CHI KUNG activan la energía de su cuerpo

(el Qi )

Cada grupo lleva a cabo su actividad en un mismo lugar del parque. Allí cuelga una bolsa con un radiocasete en el árbol más cercano para disponer de la música que les acompañará en su práctica. En cada grupo hay un leader que conduce la actividad. Sin embargo, no siempre es un profesor sino alguien con más conocimiento que guía a los otros.

 

Este arte marcial milenario forma parte del cuidado de la salud en la tradición china donde después de miles de años de práctica desarrollaron unos ejercicios donde consiguen la harmonía y equilibrio entre el cuerpo y la mente. Y efectivamente, sus movimientos pausados y ondulantes que te permiten tomar consciencia de los tu cuerpo al mismo tiempo que tu mente se relaja. Todo un arte que probar para darte cuenta del automático ‘acelerado’ que llevamos por lo general en occidente. A mí me resultó un reto poner el freno de mano y reducir mi movimiento a 10km/hora. Pruébalo –sino lo has hecho ya- y me cuentas cómo te fue 😉

 

2# Bailando van, bailando se divierten

 

Después del Tai chi, la siguiente práctica más realizada es el baile. Habían básicamente dos modalidades: la individual, que consistía más en un moverse al ritmo de la música siguiendo los pasos de un ‘monitor’ (movimientos bastante repetitivos) y el de parejas, donde con una música tradicional china, bailaban algo que podría parecerse al tango o al swing.

Al ver a éstos últimos mis pies se iban en su dirección y una china que dirigía el cotarro en ese grupo y me sacó a bailar!  😉

3#  La naturaleza: su gran aliado

Grupos de mujeres se reúnen alrededor de árboles donde cada una se ayuda del tronco y de las ramas del árbol para hacer sus estiramientos mientras aprovechan para conversar.

Suben la pierna a altas ramas o bien alzan su brazo apoyándolo en el tronco del árbol para estirar sus dorsales.

 

Lo veo y me digo que no hay excusas de no tener tiempo de ir al gimnasio para estirar; con salir a la naturaleza y arrimarse a un buen árbol basta.. o no lo dice nuestro refranero (versionado): “Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija” 

 

4#  El grupo da salud…

Claramente, el parque es un punto de encuentro social para los chinos, además de para activar y cuidar su cuerpo. Las actividades físicas se realizan por lo general en grupo: los hay reducidos de 3 a 5 personas o más numerosos (de 15 personas) y a veces hay personas individuales haciendo su práctica diaria aunque éstos son los que menos.

Tras la práctica, que suele durar entre media hora y una hora, se acaba con el compartir de un té que trae alguien de los asistentes. En mi semana de práctica con uno de esos grupos, respiré un apacible convivialidad y una gran hospitalidad con el foráneo. La calidez de ese grupo me hizo recordé lo ‘saludable’ que me resulta sentir el sostén de los grupos a los que pertenezco.

Te invito a que si eres de los que te da pereza iniciarte en alguna práctica física, lo hagas en alguno grupal y verás cómo en poco tiempo esa resistencia se reduce con el acompañamiento del grupo.

5# … y la salud te da alas (o casi)

Toma nota: la edad media en los parques rondaba

los 55-60 años y en varias ocasiones veía a gente de 80 años. Y aluciné con la flexibilidad que tenían algunas de esas personas!

Tuve que retroceder bastante en el tiempo para acordarme de cuándo yo tuve tanta elasticidad en mi cuerpo, arrr!

 

6#  Cantan, chillan y ríen movilizando el diafragma y el centro laríngeo

Un día por la tarde me cruzo con un grupo de cuatro mujeres que se ponen a chillar a la vez y sacan la voz hasta que ya no les queda más aire. Lo repiten en varias ocasiones, intercalándolo con cantos y con algún momento de provocarse la risa y acabar a carcajadas (al estilo ‘yoga de la risa’).

Me quedé perpleja al ver que estas mujeres (rodando los 70 años) tenían la conciencia de los beneficios de sacar la voz y reír: expandir el diafragma para tener mayor entrada de aire, oxigenando mejor su cuerpo y liberando tensiones. ¡Magníficas!

 

7#  Juegan y ejercitan su agilidad y concentración con el diávolo

Fui de sorpresa en sorpresa cuando me encuentro con otro grupo de colegas jugando al diávolo (antiguo juego chino que consiste en hacer girar un objeto en forma de peonza sobre un cordón; el modelo original (el metálico) realiza curiosamente un sonido parecido al de las chicharras que se escuchan en verano).

Me los quedo mirando y al verme, me invitan a probar y confirmo que requiere mucha práctica adquirir la destreza que ellos tienen.

Pero si algo se respira en común en el parque entre esta gente es buen rollo, energía positiva, sonrisas por doquier y serenidad. Será que donde hay movimiento hay vida. Como dice V. Rossi: ‘cuánto más dinamismo vivamos, más nos sentiremos despiertos y vitales’.

Y tú, Cuán vital te sientes? cuán presente tienes a tu cuerpo en tu día a día? le prestas un cuidado regular?

Me encantará que me lo cuentes.

Los 5 aliados del verano que te inspirarán a desmelenarte

23 jul 2016

Si te digo que cierres los ojos y que recuerdes qué hacías en tus veranos de infancia y juventud, que me dirías?  Yo lo tengo claro: jugar y bailar.

Me pasaba mis vacaciones en un pueblo toledano  donde mis principales intereses eran:

A las 16h y a 40º (las ganas de jugar no entiende de temperaturas) subía a la huerta de unos familiares a jugar con los perros y a descubrir el sabor de un tomate recién recolectado.

A las 18h participaba en los juegos que organizaba la comisión de fiestas donde todos los chiquillos asistíamos con gran ilusión.

Y finalmente a las 22h sonaba la orquesta contratada y junto con mi hermana y primas, corría a la pista de baile!  ¡Qué recuerdos!

Te cuento todo esto porque el verano es un excelente momento para que aproveches las oportunidades que te trae y recuperes tu capacidad de disfrutar y de expresarte jugando y bailando.

Así que toma nota de qué y quiénes serán tus grandes aliados:

1# Los niños

Seguro que en algún momento compartirás tiempo y espacio con un/a niño/a. Puede que sean tus hijos o sobrinos, los hijos de tus amigos o incluso un niño en el asiento del avión de al lado.

Obsérvalo y cuando la ocasión lo permita, acóplate a su juego. Te sorprenderás de su gran capacidad creativa (construyen sus ‘palacios’ con dos colchonetas y un cojín) y darás rienda suelta a la tuya.

2#  La energía expansiva  del verano

Quitando claro está las horas críticas de calor en las que nadie te moverá de debajo de una sombrilla o de la sombra de un árbol, el verano te anima a salir, a pasear, a quedar con amigos, a explorar una nueva playa.

Así pues aprovecha esta apertura e impulso para poner una mirada curiosa a tu alrededor y deja sorprenderte por aquello nuevo que no habías visto antes.

No pienses que para ello necesitas irte a un país lejano que no conozcas. ¡No! Más fácil. Observa lo cotidiano de tu día a día con una nueva perspectiva para que la novedad no se te pase por alto.

Te pongo un ejemplo: descubrir los colores fosforitos de una oruga que se pasea por tu huerto.

Te animo a coger una libreta y escribir cada día aquello nuevo que veas, huelas, saborees o hagas. De este modo, tu capacidad de observar y curiosear la irás ejercitando a la vez que tu cerebro se desarrolla.

“Vende tu inteligencia y compra asombro”

Rumi

Recuerda que nuestro cerebro se desarrolla allí donde lo utilizamos con entusiasmo, así que inyéctale dosis de emoción.

3#  Organiza una gymkana con tus amigos y/o hijos

¿Te acuerdas de la famosa carrera de sacos o la carrera de huevos encima de la cuchara o la del pañuelo? Cierto es que son juegos competitivos y no son concretamente los más educativos que yo apoyo pero si te lo tomas como un juego (o sea que lo haces sólo con el fin de divertirte) y no como una competición, te lo podrás pasar de lo lindo.

Imagínate con tu grupo de amigos, en una explanada de césped (que amortigua mejor las caídas 😉 y calzándoos de nuevo un saco… 3,2,1.. adelante! . Fantaseo que habrá momentos inolvidables.

4# Las orquestas de los pueblos

Si has sido de los que bailabas todo lo que las orquestas de tu pueblo te echaban, bienvenido al club (“ Paquito el chocolatero, El tiburón, el Venao e incluso el pasadoble… por cierto, si quieres hacer un revival en toda regla, en spotify encontrarás grandes clásicos, ;-). Seguramente ese poso que dejó las grandes noches veraniegas de tu juventud haga que te si se cruce de nuevo una de esas orquestas, eches el freno de mano y te quedes a disfrutar de ella con tus compis. Adelante, sigue tu impulso!

Si no es tu caso, te animo a probarlo. Si es acompañado con tus amigos, mucho mejor porque si la vergüenza se apodera de ti, siempre podrás arrimarte a ese amigo tuyo más desenfrenado y hacer un ‘como él’: lanzarte a la pista a bailar.

El beneficio será doble:  generarás endorfinas y tu cuerpo (que tiene memoria ) irá soltándose y sintiéndose más ligero.

Si es un verano en el que viajas solo, tranquilo: el buen rollo es contagioso y seguro que encuentras algún grupo de gente bailonga al que acoplarte y ser bien recibido.

5# Visita una feria

Las ferias son un lugar estupendo para ejercitar tu capacidad de gozar.  Parece que fuera de la época estival sea un hito mantener el disfrute en tu vida sin los remordimientos que algunos tenemos (donde me incluyo) sino priorizamos el trabajo. Así que no está de más llenar el ‘saco del placer’ para poder echar mano de él durante el año.

Volviendo a la feria, te propongo dos buenas opciones si visitas una:

a) Súbete a una noria y deja volar tu imaginación mientras sientes como el mundo y tú giráis. La altura te da una nueva perspectiva, así que aprovecha para ver qué ves de diferente?

b) Si eres más de tierra, la opción de las camas elásticas es estupenda para desmelenarte saltando y haciendo piruetas a tu gusto.

El verano es sinónimo de diversión, fiesta, amigos, bailoteo, música, orquestas, ferias. El juego y el movimiento están en todas partes y podrás disfrutar de ello cuando lo desees.

Te animo a ponerlo en práctica para soltar tu cuerpo, cargarlo de energía veraniega y con ello tendrás mayor impulso para retomar tus proyectos a la vuelta de vacaciones.

Ahora te toca a ti… ponerte manos a la obra con estos consejos veraniegos que te acabo de contar.

Cuéntame si en esto que llevas de verano has podido disfrutar de ‘momentazos’ de juego, diversión y baile dignos de explicar.

Me encantará conocerlos.