Blog

Mis tres deseos para ti en 2018

 

Hola! Y Feliz año nuevo!

Me gusta empezar el año haciendo un poco de balance del año que dejo y lo hago a nivel global. Es como si hiciera un chequeo completo de mi vida a nivel laboral y personal que se resumen en:

Qué hice y qué no hice?

Cómo me sentí al hacerlo o a no hacerlo?

Qué he aprendido con ello?

 

Este chequeo es para mí uno de los más significativos del año porque gracias a él puedo ver objetivamente un año entero con una perspectiva real (viendo el vaso tal y como ha sido sin una gota de menos o de más según sea tu mirada).

Y en primer lugar, decido y te invito a ti también a ponerte una medalla ante aquellos retos/proyectos que tiraste adelante a pesar de sentir miedo porque son los más difíciles de empezar.

Luego, agradezco interiormente a aquellas personas que se han cruzado en mi camino y que me han apoyado o facilitado a tomar el miedo por los cuernos y seguir mi corazón. Porque creo en esa sutil tela de araña que nos conecta unos con otros y que en ocasiones es la que nos impulsa o inspira en nuestra vida. Aunque para ello tenemos que estar abiertos a ver y a escuchar!

Y no siempre es fácil cuando nos quedamos en el ‘yo sóla me basto, ‘yo ya lo sé’, etc , te suenan? Muchas veces recuerdo lo que mi amiga Patricia me dijo una vez: ‘cada persona que se acerca tiene un mensaje para ti’.

Y por último, hago un balance de aquello que deseo mantener e impulsar (talleres, experiencias, amistades, actividades, etc) y también lo que deseo soltar. Y esto requiere un ejercicio de honestidad que no es ndad fácil porque en cualquier caso resulta ser un cambio. Y los cambios nos cuestan y más si son a veces en relación a finalizar una relación de amistad o de pareja o un cambio o reorganización de trabajo.

Y con ello, aquí van mis tres deseos para ti en este 2018:

 

1# Validarte todos aquellos logros que te vayas marcando: y atención para las exigentes! No tienen que ser logros del tipo ‘cuando acabe la decimosexta formación…’ o suba al Aneto’.. que si lo consigues perfecto. Pero yo me refiero más a los logros que se van dando sostenidamente en el tiempo y que aunque a tus ojos puedan resultarte pequeños bien sabes que para ti ya son un gran logro: madrugar para ir a la piscina antes de ir a trabajar o para hacerte un zumo verde o impartir este taller delante de un grupo nuevo.

 

2# Fijarte en lo que SÍ quieres para este año y así pensar en positivo. Y es que nuestra capacidad humana de rumiar y repetir miles de veces las mismas ideas resulta agotador y en infinitas ocasiones no te lleva a realizar ninguna acción más que la de tener tu cabeza dando vueltas como una peonza y poco más. Tal vez pueda ayudarte el escribir en un papel lo que NO quieres para este año, lo que quieres soltar y finalizar. Es una forma de no darle más vueltas porque ‘por si se te olvide y vuelvas a la carga centrípeta’ lo tienes apuntado. Así puedes descansar tu mente y focalizarte en lo que SÍ quieres. Y lo que sí quieres, también te lo puedes apuntar en más grande, en un lugar visible, como tú creas que te puede ir mejor para recordarlo durante este año. Una intención que tiene que ir acompañada de acciones concretas para llevarlas a cabo. Pero resulta imprescindible tener la semilla, porque de otra forma el huerto no da frutos 😉 .

 

3# Guiarte por el placer y el disfrute: ay! Cuánto nos cuesta validar lo que nos gusta, lo que nos produce disfrute, con lo que podemos perder la noción de tiempo y estar en ello, sólo por el placer de hacerlo. Pero muchas de nosotras hemos tenido muy castrado nuestro placer por la educación recibida (“primero el deber y luego el placer” me decían en mi casa). Y así nos va.

 

Al menos a mí donde mi mente (a veces enredos mentales) deciden por dónde quiero ir sin escuchar mi cuerpo y ver qué me está diciendo (si está tenso o relajado, si ha dejado de respirar o saco humo por la cabeza , si me siento ligera o cansada) y sobretodo, qué emoción siento: si escuchas tu cuerpo, éste te lo chiva: alegría, miedo, rabria o tristeza ( y cada una con sus variantes).

Ahora cuando tengo que tomar una decisión, sea la que sea, me reúno conmigo misma, me tomo mi tiempo y me pregunto:

qué me estoy  diciendo? Cómo está mi cuerpo? Y qué estoy sintiendo?

Y en función de ello decido!

Espero que te sean útiles mis deseos para ti. Y si te apetece darles tu forma en movimiento, te espero en las próximas sesiones de movimiento lúdico y Terp que impartiré en Igualada.

>> Descúbrelas aquí: Terp + Movimiento lúdico.

Un abrazo,

Silvia