La alegría de ser tú misma. Conecta con el disfrute,

conecta con la vida.

  

Ejercemos control y juicio sobre nuestra forma de ser que nos impide expresar lo que pensamos y sentimos.  Vivimos en el miedo a mostrarnos y a expresar quienes somos. Conectar con el disfrute desde el cuerpo afloja tu miedo a expresarte, te permite sentirte vivo y a tener una mirada más amorosa y positiva hacia ti mismo.

Soy Silvia López, Terapeuta Gestalt y Corporal y te acompaño a recuperar la alegría y libertad de ser tú mismo, desarrollando tu capacidad de escucharte, de validarte y de disfrutarte.

Tu cuerpo siempre te habla de muchas maneras  mediante sensaciones corporales, dolores, contracturas, enfermedades, etc. Sin embargo, si perdiste tu capacidad de escucharle, no sabes identificar lo que necesitas, deseas y lo que no quieres o no te sienta bien.

Para ello, disponer de un espacio de escucha y de expresión corporal te permite  sensibilizar tu cuerpo, escucharlo, dejar que se exprese de forma más libre  y espontánea. Te conecta con tu verdad y con la alegría de poder ser y actuar alineado con ella.

Comparto con Abraham Maslow lo que decía acerca de que todos tenemos un núcleo que nos impulsa a realizarnos como seres únicos y que lucha siempre por expresarse. No hacerlo perjudica nuestra salud porque la enfermedad procede de la negación de nuestro potencial humano.

Esto significa ir más allá de las creencias limitadores a cerca de tí mismo que te encorsetan y limitan en un cuerpo, en unas emociones, en unas ideas… Cuando cuestionas tus creencias y aceptas tus miedos, te abres a nuevas posibilidades y te das la oportunidad de “ser tú mismo” desde una visión más amplia.

Estoy aquí para acompañarte a explorar descubrir tus múltiples facetas y así disfrutar de una vida más satisfactoria y gratificante a través del cuerpo, el movimiento y la expresión.

Todos llevamos un tesoro interno adormecido y espera ser expresado en su singularidad. Porque TODOS somos únicos e irrepetibles. Sin embargo, no sabemos que somos mucho más de lo que nos creemos hasta que lo descubrimos ejercitándolo.

Y esa es mi pasión: recordártelo.

“Cierro los ojos, empiezo a conectar con mi cuerpo. Pequeños destellos involuntarios surgen de un lado a otro. Sus manos me guían, me activan. Unidos por esta bella energía nos mecemos al son de la música. La vitalidad invade mi ser. Me siento más ligera, más viva. De repente, un hilo dorado me empuja con fuerza, me endereza. Lentamente nos enredamos y jugamos como dos niños con su juguete nuevo. Admiro la sabiduría de mi cuerpo, conoce los movimientos precisos, espontáneos en cada momento. Entre sonrisas y tiernas miradas compartimos nuestra alegría, alimentamos nuestra alma, vibramos al unísono, hacemos magia.”

Cristina Margot

“El moviment expressiu em va resultar molt agradable i alliberador. El cos es movia sense cap mena de filtre i la ment imaginava i dibuixava des de la fantasia més innocent. La música guiava uns moviments molt lliures i instintius, i el fet de passar-me gran part de l’estona amb els ulls tancats m’ajudava a interioritzar les sensacions a nivell físic, muscular, mental i emocional. Gràcies Silvia per l’oportunitat de conèixer-me una mica més!”

Núria Xandri

«Organizar la vida cotidiana y una vida estructurada lleva a realizar movimientos controlados y limitados. Con el tiempo, la vida se siente «mecánica» y monótona. Cuando participo en el curso, hago muchos movimientos que no uso en la vida cotidiana, a menudo son movimientos que hice solo cuando era niño. Con esta exploración movilizo todo mi cuerpo y mis pensamientos y emociones también se expanden, haciéndome sentir más vivo, más completo»

Susann Wiessel